Chicha Tato y Clodoveo: la Historia de Guai! o los “hermanos bastardos de Mortadelo y Filemón”

Los hijos adoptivos de Ibáñez cuando cerró Bruguera

Cuando éramos niños queríamos ser espías aunque quizás no tan torpes como Filemón. Y nos “flipabaSuperlópez con sus locas aventuras de torpe héroe a la española. Cuando el tebeo era el deseo confesable de cada semana. Ese momento.

Año 1986

Era el año 1986. Nada menos que tres décadas después tengo grabado en la memoria el recuerdo de las primeras veces que fui solo al kiosko.

Apenas dos calles más arriba me esperaban esas historias que de repente, ¡plaff! se esfumaron o mejor dicho, como la materia ni se crea ni se destruye, se transformaron en otra cosa.

Y nació Guai! y recuerdo perfectamente los anuncios en la tele. La tele, porque sólo había una, (bueno y el UHF), pero todo era RTVE.

Lo que decía la caja tonta iba a misa, y esa misa consagraba el bautismo de una nueva publicación. El parto de Guai!, y de unos personajes raros, raros, raros. Chicha Tato y Clodoveo, (de profesión sin empleo), que eran los nuevos personajes de Francisco Ibáñez.

Pero ¿qué había pasado con Mortadelo, con Filemón, con el Súper…? ¿Dónde trabaja Sacarino? ¿Dónde se habían mudado los vecinos de Percebe, número 13?

Bruguera

Pues resulta que Bruguera, que era la editorial con todos los derechos de todos esos personajes, la que editaba los tebeos (TBO) y sus recopilatorios (los míticos Super-Humor), se fue a pique. La situación era que había autores sin editorial y editorial con derechos de publicación pero sin poder publicar. ¿La salida? Crearon una nueva revista, un nuevo tebeo, para deleite de esta generación X que ya hemos entrado en los 40.

Chicha Tato y Clodoveo

Estamos, como decimos, en el año 86. Mundial de México, goles de Butragueño, pases de Míchel y tebeos de Chicha Tato y Clodoveo.Pero, ¿quiénes son esos tipos?” se preguntaba el autor en el primer número, y era la pregunta que también nos hacíamos todos los críos de la época.

chicha tato y clodoveo

Eran una punki, un señor bajito con el pelo largo y otro alocado con la cabellera a lo afro. Todos en el paro. Los tres, tan torpes como Mortadelo y Filemón. Hijos de la movida madrileña. Y todas sus historias, paralelas a las de los espías más surrealistas de la historia.

Tan, tan parecidas eran, que algunos de los chistes eran casi idénticos a otros que habías leído antes en algún SuperHumor. Pero daba igual. Te reías lo mismo con sus historias.

Grijalbo

La editorial Grijalbo fue la que se encargó de hacer el copia y pega, el trabajo de trasladar los personajes de Bruguera sin que se notase mucho. Chicha Tato y Clodoveo eran a Mortadelo y Filemón igual que 7 Rebolling Street era a 13, rue del percebe. Zipi y Zape tenían dos primos que se llamaban Terre y Moto. Y Mirlowe y Violeta eran sospechosamente parecidos a Sir Thim O’Theo, dos detectives clónicos. 

chicha, tato y clodoveo


Los autores podían seguir haciendo sus historias y los lectores imberbes divirtiéndose con ellas. Y de paso aficionándose a la lectura (y a las revistas). Los kioskeros también seguían haciendo negocio con los chavales, que además del tebeo, del Guai! se llevaban chicles y caramelos.

Tope Guai!

En total fueron 175 números, y se publicaron incluso recopilatori¡(los Tope Guai!). Hasta que un día llegó el Grupo Z, y Antonio Asensio compró la editorial Bruguera creando Ediciones B y quedándose con todo el material y derechos de la vieja Bruguera.

Y ahí el surrealismo llegó casi al paroxismo. Por un lado, los autores sin sus personajes; por otro, los personajes sin sus autores. Y todos publicando. Ibáñez con su Chicha Tato y Clodoveo, y Mortadelo y Filemón con nuevas historias firmadas por un “Bruguera equip”.

La revista Mortadelo volvió como tal a editarse, pero sin sus padres de verdad, sino con unos adoptivos. Y eso se notaba. Era lo mismo, pero no era igual. El Mortadelo apócrifo no tenía la misma gracia que su clon.

Hasta que llegó el acuerdo

Y los viejos autores regresaron con sus hijos. El Grupo Z compró Grijalbo y se quedó con su material, sus personajes y sus revistas. Los autores recuperaron a sus hijos de papel y los personajes paralelos, irremediablemente, pasaron a un segundo plano. Mortadelo dejó de estar en manos ajenas y volvió a los lápices de su padre. Hasta hoy. Y gloriosamente.

Chicha Tato y Clodoveo siguieron publicándose. Y Mirlowe. Y  Terre y Moto. Pero ya con equipos de guionistas y dibujantes ajenos a los originales. Guai! sobrevivió un tiempo, pero ya no era lo mismo. La revista incluía cada vez más historias de autores extranjeros, sobre todo, belgas. Y perdió la esencia de su nacimiento. Ya no tenía razón de ser.

Hasta la desaparición

Algo más de tres años después, en 1990, llegó un día en el que fuimos al kiosko y ya no estaba Guai! Los hermanos pequeños a veces tienen que dejar de brillar para que lo hagan los mayores. Y este fue el caso.

Adiós a Guai! y Chicha Tato y Clodoveo

¿Echamos de menos a Chicha Tato y Clodoveo? Los nostálgicos de aquel tebeo, sí. Guardamos sus historias en cajas polvorientas, por las que parece que no han pasado estos 32 años. Los tres, Chicha Tato y Clodoveo, siguen haciendo la cola del paro (recordemos que eran de profesión, sin empleo) y siguen metiéndose en líos, como en 1986.

Terre y Moto creo que ya no se hablan con sus primos, Zipi y Zape, porque su autor, Escobar, murió hace años. Lo mismo le ocurre a Mirlowe, cuyo padre, Joan Rafart (Raf), también nos dejó hace tiempo.

Pero su recuerdo, su breve, intensa y desconocida historia, sigue habitando ahí, en algún rincón de nuestro lóbulo temporal.

Y de vez en cuando, la nostalgia nos hace deslizar una pequeña lagrimita cuando desempolvamos la caja de los recuerdos de aquel rincón del trastero.

2 comentarios sobre “Chicha Tato y Clodoveo: la Historia de Guai! o los “hermanos bastardos de Mortadelo y Filemón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pinchando en "política de cookies" más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar