Ignacio Escolar y el golpe de Estado

 

golpe de estado


Mucho han dolido a la izquierda las palabras de Pablo Casado en el Congreso.

“Usted no se da cuenta de que es partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España”, le dijo el líder del principal partido de la Cámara al líder de una formación política que sacó 84 diputados en las últimas elecciones generales.

Legalmente, Pedro Sánchez es el presidente del gobierno. Su legitimidad proviene de su legalidad, y por tanto, no hay nada que añadir sobre eso. Pero, ¿y su autoridad moral? De eso, precisamente de eso, hablaba ayer en su discurso, Pablo Casado. 

Porque la autoridad moral de Pedro Sánchez proviene de 180 diputados entre los que se encuentran representantes de su formación, de Podemos, de Esquerra Republicana, del PDCAT, de Compromis, del PNV y sí, también de Bildu. 

La autoridad moral del presidente del gobierno viene dada por diputados que apoyan una rebelión contra la legalidad constitucional; de diputados cuyo objetivo político es una revolución de corte comunista; de los que quieren secesionar su territorio del resto de la nación española y efectivamente, de los que en el pasado, y aun hoy, dan cobertura y legitiman a los terroristas de ETA.



¿Quiere eso decir, como dice Escolar, que los españoles que votaron a esas formaciones son todos golpistas? Obviamente, no. Pero tampoco dijo eso Pablo Casado. Casado dijo de Sánchez que era “partícipe y responsable del golpe de Estado”. De un golpe que comenzó hace poco más de un año, y del que no ha tenido apuro para aprovecharse de los votos de las formaciones políticas que lo están dando.

Tampoco ha tenido apuro en aceptar los votos de quienes llevan en su conciencia 1000 muertos a sus espaldas. De los que asesinaron a sus compañeros de partido. A Fernando Buesa, por ejemplo. Sánchez es presidente del gobierno porque Bildu, que es un partido que en otro tiempo estaría ilegalizado, le dio su apoyo. ¿Le convierte eso en terrorista? En absoluto, pero sí que le convierte en un presidente con una más que dudosa autoridad moral.

Sánchez, es evidente, utilizó un mecanismo legal como el de la moción de censura para llegar al poder. Ignacio Escolar dice que eso no le hace responsable de un golpe, y -añade el director de eldiario.es- que ni siquiera lo que ocurrió el 1 de octubre de 2017 en Cataluña, fue un golpe de Estado.

Lástima que su máximo referente para explicar lo que es un golpe de Estado sea el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Lógicamente no habrá tenido acceso a manuales de Ciencia Política, porque no es licenciado en nada, pero sus referencias bibliográficas podrían tener un nivel un poco más académico.

Le recomiendo, que por ejemplo, lea esta publicación de Rafael Martínez, Catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona. Está publicada en la revista CIDOB de asuntos internacionales, en 2014 y es accesible desde Internet.



Habla de subtipos de golpes de Estado (o coups d’etat, su denominación en francés que el inglés también ha adoptado al no tener término adecuado para definir ese concepto). El texto dice así:

“Sin embargo, tampoco es extraño oír hablar de golpes de Estado adjetivados (económicos, palaciegos, institucionales, etc.), lo cual parece indicarnos que, al menos, hay una parte del problema que no se ha erradicado, aunque algo está cambiando. En ese sentido, encontramos algunos ejemplos: la expulsión del poder del presidente Zelaya en Honduras en 2009, por su pretensión de desarrollar un sondeo con el objetivo de recabar un apoyo social que le permitiese realizar luego una consulta que pudiera desembocar en unas elecciones constituyentes, y que avivó un encendido debate sobre si estábamos o no ante un Golpe de Estado; el confuso suceso de 2010 de ataque y/o provocación entre el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y la policía del país, que también suscitó comentarios de Golpe frustrado; el fulgurante y esperpéntico juicio político en 2012, en Paraguay, al presidente Lugo, que reabrió la misma controversia; asimismo, un sector de la prensa venezolana consideró que en 2013, en la toma del poder, en ausencia del ya fallecido presidente Chávez, así como en el proceso electoral desarrollado tras su muerte, había habido un Golpe de Estado del chavismo sirviéndose de su dominio de las instituciones”.

Podríamos reproducir el artículo entero, pero esto no es una revista especializada. Podríamos citar más bibliografía, tanta como la que se puede encontrar en cualquier Facultad de Ciencias Políticas de España. 

Pero sólo queremos recordarle a Ignacio Escolar que la RAE no es la Biblia ni la Wikipedia una fuente mínimamente solvente para hablar de cualquier tema. Que golpes de Estado hay de muchos tipos, y que lo que hizo la Generalidad de Puigdemont hace un año fue un golpe como una Catedral. Y lo que intenta hacer ahora su senescal Quim Torra no es más que la segunda parte de aquello de 2017.

Por tanto, golpe sí que hay, y partidos que lo impulsan, apoyan y aprovechan de ello, es evidente que también. Y partidos que han apoyado a ETA, también. Y partidos que abogan por la secesión del País Vasco, también. Y partidos que quieren imponer una revolución de corte marxista-leninista, también. Y todos esos han votado a Pedro Sánchez como su presidente. A ellos les debe su legitimidad, a ellos les debe su presidencia, a ellos les debe ser el inquilino de la Moncloa.

Si eso, Ignacio Escolar, no es ser partícipe y responsable de un golpe de Estado, lee la definición de participación y responsabilidad que viene en el diccionario de la Real Academia de la Lengua.



Ah, y por cierto. Casi se nos olvidaba. Ni una palabra leemos en el artículo de Escolar de lo que dijo Joan Tardá ayer en el Congreso. Eso de que si Casado si pudiera “mataría a los de Esquerra”. Busca en la RAE la definición de matar y luego nos explicas si merece la pena algún comentario por tu parte, ya que parece que cuando el viento sopla por la izquierda vale todo.

En 1978 llegó la transición, la concordia y la reconciliación. Llegó la Constitución y la libertad dentro de la unidad de España consagrada en la Carta Magna. Justo todo eso es con lo que quieren acabar los socios de Sánchez. Esos, que según Escolar, no han dado ni intentan dar un golpe de Estado.  


2510 EDITORIAL



2 comentarios sobre “Ignacio Escolar y el golpe de Estado

  • el enero 29, 2019 a las 5:35 pm
    Permalink

    Discount Buy Viagra Canadapharmacy24hr Uses For Amoxicillin cialis 5 mg Generic Priligy Safe Bentyl Dicyclomine No Doctors Consult Amoxicillin Virus Reaction

  • el febrero 17, 2019 a las 8:37 am
    Permalink

    Cialis From India Advair By Mail Cialis Rembourse viagra Zithromax Good Sinus Infection Cheap Generic Viagra Uk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pinchando en "política de cookies" más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar