El Gobierno de Pedro Sánchez empieza a oler mal

Los últimos escándalos hacen insostenible la situación del gobierno de Pedro Sánchez

gobierno de pedro sánchez


No sabemos si es fuego amigo, fuego enemigo o simplemente casualidad. Pero las dos últimas semanas políticas han salido a escándalo diario para el gobierno socialista.

Primero el caso del Máster de la Ministra de Sanidad, Carmen Montón, después la tesis doctoral de Pedro Sánchez. 

Y esta semana el affaire Villarejo y sus relaciones aun sin aclarar con la ministra de Sanidad, Dolores Delgado.

Caso Duque

Para rematar la semana, -y por si fuera poco-, salta el escándalo de la sociedad patrimonial de Pedro Duque, que supone, por acumulación, la gota que colma el vaso de la decencia de un gobierno que no puede seguir sin convocar elecciones generales ni un minuto más. 

¿Fuego amigo?

No sabemos si las informaciones salen de dentro del Partido Socialista, de esos sectores que quieren cargarse a Pedro Sánchez para que éste a su vez no se cargue definitivamente al partido con sus nefastas políticas.

No sabemos si son las cloacas del Estado las que están detrás de todas estas informaciones.

Probablemente se haya dado la tormenta perfecta, y una pizca de aquí y una de allá, pero lo cierto es que septiembre ha sido para Pedro Sánchez su “mes horribilis”.

Las consecuencias

En el fondo nos da igual el origen de las informaciones; lo que nos importa es las consecuencias que debe tener.

Y de momento el resultado es una ministra que ya está en su casa, otra que está al borde de la dimisión y otro cuya ética, -al menos-, se ha puesto más que en duda.

De héroe nacional a tramposo nacional: Pedro Duque va a pasar a formar parte de un club del que jamás habría pensado formar parte.

La tesis

Y de fondo, en el horizonte alejándose, pero aun muy presente, el tema de la tesis de Pedro Sánchez, que se ha cerrado en falso.

Las últimas informaciones hablaban de un plagio de al menos de un 20 % del texto, además de una calidad académica ínfima.

Un tribunal de amiguetes habría hecho el resto hasta alcanzar el sobresaliente cum laude. ¿No es suficiente escándalo como para olvidarlo y pasar página tan rápido?

Por eso; por los 84 diputados con los que gobierna; porque le debe el puesto a Bildu, a ERC, al PDCAT y a Podemos; porque le han dimitido ya dos ministros. Por todo eso, Pedro Sánchez tiene que convocar elecciones.

No nos extraña, por tanto, que Pedro Sánchez esté tan a gusto en su gira internacional.

Ni el Papa se marca esos trayectos por América. Que si hoy en Canadá para hacerse la foto con Trudeau y sus calcetines; que si al día siguiente con Trump (del que dijo que era la extrema derecha que había que parar, ¡ay, la hemeroteca!)…

Y ahora a Cuba

Y ahora anuncia viaje a Cuba. Treinta años después de Felipe González, ya sin Fidel Castro, pero con el mismo sistema de comunismo ladrón y totalitario en el poder, Sánchez quiere pasear por el malecón antes de tener que dejar su puesto.

Del gobierno de galácticos, no quedan ni los Zidanes ni los pavones.

Se fumará un habano, y se hará la foto para la posteridad. Para su posteridad.

El “cuñado”

A Cuba irá en su Falcon oficial, porque los helicópteros Super-Puma de Moncloa los deja para las bodas de los cuñados. Otro escándalo. Transporte oficial para fines personales. Gasto público que se podría evitar por la comodidad de un señorito que se ha creído demasiado pronto su papel de Primer Ministro.

Duque y su ética

Por eso, la noticia que afecta ahora a Pedro Duque parece una anécdota al lado del rosario de la aurora que ha tenido que rezar Sánchez en las últimas semanas.

Porque este ejecutivo está en descomposición. Y ya empieza a oler. A oler muy mal.

Pero es la gotita final. La que ha rebosado el vaso de la paciencia de la ciudadanía española, que ve cómo en 4 meses de gobierno, la caída de prestigio ha caído de 100 a 0. Ni un Ferrari va tan rápido.

Ni siquiera el Super-Puma que te lleva al concierto de The Killers o a la boda del “cuñao”.

Del gobierno de galácticos, no quedan ni los Zidanes ni los pavones.

Tiene que convocar elecciones

Por eso, y por todo lo que quede por salir; por los 84 diputados con los que gobierna; porque le debe el puesto a Bildu, a ERC, al PDCAT y a Podemos; porque le han dimitido ya dos ministros; porque otros dos están en el alero; porque ha hecho trampas en su curriculum y con su tesis; porque no tiene proyecto y porque por manipular, manipula el CIS, RTVE y lo que haga falta.

Por todo eso, Pedro Sánchez tiene que convocar elecciones.

Porque este ejecutivo está en descomposición.

Y ya empieza a oler. A oler muy mal. 


Gobierno de Pedro Sánchez

(((ESTE ARTÍCULO “EL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ EMPIEZA A OLER MAL” TAMBIÉN PUEDES LEERLO EN NUESTRA WEB ASOCIADA ANALITICUM.ES)))

Un comentario sobre “El Gobierno de Pedro Sánchez empieza a oler mal

  • el febrero 13, 2019 a las 11:34 am
    Permalink

    How Much Is Viagra Without Insurance Canadian Phamacy Cialis Originale Miglior Prezzo cheapest cialis Tadalafil India 40mg Stendra Medicine Louisville

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pinchando en "política de cookies" más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar